Jorge Schaiman Aguirre: “las marcas llegaron por el consumo alto, pero se ha estancado”

Luego de que la crisis económica que viviera el país a principios de este siglo ocasionara el cierre de su primer emprendimiento gastronómico, Jorge Schaiman Aguirre (51) decidió continuar su iniciativa por el sector con una propuesta diferente hasta ese momento: carritos de pizza ambulantes. Fue tan bien recibida que en 2002 abrió su primer local. En la actualidad, Hot Burger cuenta con ocho establecimientos. Este año abrirá el noveno en el centro comercial Indana y está en tratativas para llevar su marca a Montero y convertirla en una franquicia nacional.

—¿Cómo nació Hot Burger?
Nació el 2000 con seis carritos de pizza ambulantes. Vendíamos pizzas a Bs 5, un precio de crisis, propuesta que no existía en ese entonces en el país. Fue un boom, nos fue muy bien, superó nuestras expectativas. Dos años después todo el mundo vendía lo que vendíamos. Basándonos en que siempre hay que tratar de ser creativo, fue que empezamos a idear nuevos productos.

Además, creíamos que teníamos que hacer otras cosas y ya no en ese formato, ya que todo tiene su etapa y hay que cumplirla. Así que alquilamos una casa en la avenida Alemania y pusimos nuestro primer local. Aparte de las pizzas, ofrecimos el sándwich de lomito, que fue y sigue siendo nuestro producto estrella. Como pensamos que siempre tenemos que estar donde está el cliente, seguimos manteniendo la misma línea de estar en puntos estratégicos: el Cristo, San Aurelio, Virgen de Cotoca y Santos Dumont.

—¿Hot Burger fue su primer emprendimiento?
Tuve mi primera incursión gastronómica con Tropical Chicken, un restaurante de pollos que pusimos con unos amigos. Fue en 1996 y nos iba muy bien, pero la crisis del 2000, que fue muy dura, nos obligó a cerrar. Luego ideamos lo de los carritos.

—¿Qué planes tiene para 2017?
Estamos terminando de construir nuestro local propio en la avenida San Aurelio, que será el más grande y completo de todos. Además abriremos otros en el centro comercial Indana y estamos negociando para llevar la marca a Montero, que sería nuestra primera expansión fuera de Santa Cruz.

— Y sus expectativas…
Es muy similar al año pasado, con tendencia quizá a decaer un poco. No quiero ser pesimista, porque si nos ponemos a pensar que va a ser peor y otros comienzan a pensar igual se puede llegar a generar una crisis de confianza y la gente no gastará. Está escaseando el circulante y el negocio se mueve con circulante. En años pasados las inversiones, tanto públicas como privadas han sido muy fuertes, y eso genera una cadena. Hoy en día no se está  generando mucha inversión y eso genera una contracción en el mercado.

—¿El sector soportaría el ingreso de nuevas marcas?
Pienso que todas las marcas que han llegado lo han hecho porque en realidad había un consumo fuerte, un movimiento fuerte, pero se ha estancado. Todas llegaron con el boom que teníamos hace algunos años, pero desde 2016, por estas fechas, ya no es lo mismo. Yo creo que habrá un pequeño alto en este tema.

—¿Hay posibilidades de llevar la marca al interior del país?
Estamos elaborando nuestro manual de franquicias, queremos franquiciarnos. Uno tiene que administrar lo que puede. Las empresas grandes han crecido con el modelo de franquicias. Hay cosas que se tienen que copiar y no tratar de inventar la pólvora. Estamos convencidos de que somos una buena marca, estamos bien posicionados y tenemos una variedad de productos a buenos precios. Realizamos negociaciones con algunas personas interesadas. En 2018 podría ser.

—¿Alguna vez imaginó que Hot Burger se convertiría en lo que es hoy en día? 
En realidad no pensamos llegar a donde estamos hoy en día. Creo que es una consecuencia de la disciplina, la perseverancia y sobre todo de realizar las cosas con pasión. Hot Burger es el fruto de hacer algo que a uno realmente le gusta. Hay que poner mucho sacrificio y trabajo a los emprendimientos. La familia también juega un papel importante en el éxito de la marca. Mi esposa me ha dado la estabilidad emocional para que me pueda ocupar del negocio y eso es fundamental, ya que uno le quita horas a la familia. Solo no se puede hacer todo, Dios pone en el camino a las personas idóneas para llegar donde uno se propone.

—¿Tiene inversiones en otros campos?
Solo en la gastronomía. Tengo algo de participación en Hard Rock Café. Me gusta esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.